domingo, 22 de febrero de 2015

Crítica: Interestelar

Madre mía, qué parida de película. Y qué larga.

No sé deciros cuántas veces comprobamos cuanto quedaba porque las casi 3 horas de metraje no se pasan precisamente volando.

La verdad es que la relatividad y la mecánica cuántica no es precisamente mi campo, así que no estoy en posición de poner a parir los errores teóricos que muchos claman que tiene el guión. Pero hay algunos detalles que rechinan un poco incluso a los menos formados.

Me ha sorprendido mucho Anne Hathaway en este registro, aunque no Matthew McConaughey, quien se está haciendo un buen portfolio de papeles serios.

Los robots son muy originales, una bocanada de aire fresco en su diseño y sus líneas de guión. Se agradece mucho el toque cómico que aportan, que suben y bajan su nivel de sentido del humor o de sinceridad, a petición de la tripulación.


La verdad es que si tuviera que elegir una película de temática especial me quedo sin lugar a dudas con Gravity, pero creo que Interestelar también ha sido una de las películas del 2014 y que se deja ver, como cultura pop general.

1 comentario:

David Hermosilla dijo...

A mí lo que me mató fue la librería del agujero negro... no sabía que ahí también había muebles de IKEA.