martes, 16 de diciembre de 2014

Taller de tarjetas

El sábado pasado fui co-monitora de un taller de tarjetas de Navidad. Fue una experiencia muy bonita y estoy segura de que pondremos en práctica bastantes cosas que aprendimos mi compañera y yo. No tanto de la organización en sí, que lo hicimos muy bien, todo hay que decirlo, sino más bien durante el transcurso de la mañana.



Fue muy diferente la atención que nos requerían las adultas y las niñas y definitivamente las monitoras no tuvimos tiempo de hacer el proyecto a la vez que ellas. ¡Menos mal que yo había preparado las muestras para las fotos con antelación!



El primer proyecto que hicimos fue esta tarjeta de Papé Noel con la página de scrap tan fantástica que ha sacado Dayka este año.


No dejaba mucho margen a la improvisación porque sólo recortar cada una de las mini piezas es un trabajo considerable pero aun así, cada una le dio su toque especial.

                            


Pero la tarjeta del árbol (basada en una de las tarjetas low cost que hice en su día) permitió que cada quien lo hiciera a su gusto y nos maravillaron con sus ideas.



La mía, que era la muestra para el taller, es la verde de la derecha en la última foto. Bonita, sí, pero muy convencional, para atraer al público. Y por si fuera poco ya había hecho dos verdes...

Mi compi y yo nos quedamos con las ganas de hacer nuestra propia tarjeta y de darles nuestro propio toque. Así que anoche, después de acabar el álbum de Navidad que tenía a medias (con la mesa hecha un desastre porque no quería guardar los materiales hasta que estuviera listo) como no podía dormir con los mocos y las toses, me lié la manta a la cabeza (y me puse otra en las piernas, que no sabéis la rasca que estoy pasando) y hice MI versión bonita de la tarjeta del árbol.

Y me ha quedado TAN CUQUI que ya que estamos la presento al Reto de Diciembre de La pareja Creativa, cuyo tema era "Brillante". Y aunque quizá en las fotos no se aprecia porque llevamos varios días nublados y no hay manera de hacer fotos en condiciones, la tarjeta no puede ser más brillante.

La cartulina rosa tiene un acabado metalizado precioso (todas son de Tiger, por si a alguien le interesa). ¡Y anda que no le estoy sacando partido a las lentejuelas de estrellas! Y de colofón la estrellaca con purpurina, prima hermana de los copos de nieve que usé aquí.



Cada vez cierro más las paletas de colores de mis proyectos y en esta lo tenía claro. Todos los regalos en marron, simulando el papel de envolver clásico y detalles en rosa.



Lástima que con la mierdiluz que tengo hoy no se aprecien ni el brillito de la cartulina ni el Glossy Accents en la estrella y el lazo pero a mi me chifla todo el conjunto. A ver si convenzo al personal de que envolvamos todos los regalos así este año.

Para rematar le he hecho un falso cosido en dorado que parece morse por todo el perímetro de la tarjeta. Creo que le ha robado el puesto de mi favorita a la tarjeta de la bola de la nieve.




lunes, 15 de diciembre de 2014

Crítica: Sinsajo (Parte I)

El finde pasado fuimos (por fin) al cine para ver la nueva peli de  Los Juegos del Hambre. A Novio y a mi nos está gustando bastante la saga y había que verla sí o sí.

AVISO [SPOILERS]: Si no has visto aun la película o no has leído los libros puedo reventarte la historia.

Yo he leido los libros. Me los leí todos del tirón después de salir del cine fascinada con la primera película (soy muy fan de las distopías, me parecen un escenario ideal para contar una historia). Lo primero que me sorprendió fue lo bien que la habían adaptado. Claro que quitan ciertas tramas secundarias pero ya se sabe que es casi inevitable en estos casos. Pero insisto en que me pareció muy buena versión.

Es innecesario comentar que la mitosis de la historia en dos mitades se debe, obviamente, a un intento por estirar un poco más el rendimiento económico de una saga más corta de lo que todas las partes hubiesen deseado.

En mi caso, el primer libro me gustó. El segundo me encantó y el tercero tardó mucho en engancharme. Básicamente hasta que rescatan a Peeta, e incluso después de eso, el libro en general es lento y tiene poca acción hasta que se lía la marrana.

Por eso salí tan gratamente sorprendida y satisfecha del cine. Al ser mi libro menos favorito y saber que esta parte acababa justamente en el mencionado rescate, iba predispuesta a aburrirme un poco. No fue así en absoluto.

La Katniss desquiciada del libro me hastiaba y mucho. Era muy cansado leer páginas y páginas recreándose en el daño psicológico que le habían infligido en apenas un año con dos pasos por los Juegos, amenazas del Presidente Snow en persona y un Tour de la Victoria no exento de incidentes. Eso, sumado a una general falta de acción mientras Katniss está en el Trece y no la dejan participar en nada (por otra parte lógico, ya que no es una persona estable) provocó que el libro se me hiciera bastante pesado.

Pero la impecable interpretación de Jennifer Lawrence y la inclusión de escenas en las que Katniss no está físicamente presente me quitó todas las penas.

La actriz está soberbia. Aun a riesgo de parecer una fangirl loca, hay que reconocer que esta chica promete y mucho. Quizás lo que menos me ha gustado ha sido el estilismo pre-Sinsajo. No me cuadraba mucho que pareciera más pequeña ahora que en las dos primeras películas y comparada con la ropa sosa del Trece, los looks para ir a cazar del Doce ahora parecen alta coscura. Además, soltarle el pelo cuando la hemos visto siempre con el pelo recogido no parece tener mucho sentido, no va con ella. Pero pintas aparte, Jen muestra a la Katniss rota, que entra en shock a la mínima, desesperada e incapaz de interpretar el papel que han inventado para que lidere la revolución.

El resto del reparto está simplemente correcto con las honrosas excepciones de Plutchard Heavensbee (Philip Seymour Hoffman), la presidenta Coin (Julianne Moore), el presidente Snow  (Donald Sutherland) y un gran Peeta (Josh Hutcherson). ¡Cómo he echado de menos a Peeta! ¡Y qué bien lo ha hecho Josh en los pocos minutos de metraje que tiene en esta entrega! Gale y Haymitch, por su parte, brillan por su ausencia. Aplaudo, eso sí, la resurrección de la carismática Effie,en favor del insulso equipo de preparación de Katniss.

Por otro lado, como comentaba, doy gracias por esas escenas "inventadas" que en los libros nos obligaban a esperar desquiciados con la pobre Katniss. La escena de los leñadores, la presa y el rescate dan un juego que esta primera mitad del libro agradece y mucho. Y hacer de la canción de El árbol del ahorcado un himno de los insurgentes ha sido, cuanto menos, un toque maestro.

Todo lo anterior, me lleva a afirmar que, si bien Sinsajo I no puede presumir de ser la mejor película del año, sí puede darse con un canto en los dientes por haber conseguido una adaptación que mejora la historia original. Probablemente por eso me ha gustado tanto.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Mi primera Tarjeta con la Portrait

Hello!

O estoy tres semanas sin pisar el blog, o lo peto. Es pa matarme. Lo se. Pero como quiero participar en el nuevo reto de La Pareja Creativa os aguantáis.

He utilizado la Portrait para hacer mi primera tarjeta y voilá! Este es el resultado.


El tema era "Brillante". Yo con el tema brilli-brillo soy muy voluble: O no me gusta nada o me vuelvo loca pero que no se diga que no me he tomado en serio el reto.



He troquelado la frase en una cartulina tamaño A4. Para crear contraste, lleva otra cartulina pegada por dentro con tiras de washi con purpurina y otro poquito en el borde, que he troquelado con mi única troqueladora de bordes(Reyes Magos, Papa Noel, Supermán, tomad nota).




Para darle sentido al tema, estos preciosos copos de nieve petados de purpurina que compré en Lidl (esa cadena de supermercados que algunas sólo pisamos los días que traen material de manualidades)


La veía muy blanca y muy vacía así que le añadí detalles con un rotulador rosa que, casualidades de la vida, era del mismo color que el washi, y además unos brillantitos made in China que da gloria verlos.





Y ya está. Chimpún. ¿Os gusta?


lunes, 8 de diciembre de 2014

Esto es amor

Sí. No tiene otra explicación. Llevamos pocos días juntas pero no hay lugar a dudas. Mi Silhoutte Portrait y yo nos amamos. Yo la tenía el ojo echado hace tiempo, como un capricho a largo plazo, y de un día para otro casi sin asimilarlo la tengo aquí conmigo.

La Silhoutte Portrait es el plotter de corte más pequeño de Silhoutte(y también el más barato) pero la verdad es que para mi uso personal, voy sobrada. Aunque aun me queda mucho por aprender de su software para aprovecharla al máximo estoy encantada con la precisión que tiene. Yo suelo cortar mucho a tijera, con mucha paciencia, y me queda bastante aceptable pero es que la maquinita no tiene parangón.



No he jugado aun con ella todo lo que me gustaría, pero ahí van algunas de las cositas que he hecho hasta ahora.

Un troquelado de letras muy acorde a mi estilo.




Aprovechando positivo y negativo del corte.


La máquina de coser la he hecho cortando cada pieza en un papel o cartulina diferente.


Y estás dos cámaras (también con papeles Tilda) intercambiando los recortes para crear contraste.



También pueden hacerse figuras en 3D, como esta flor (podíais ver todas sus piezas en la primera foto) o los cientos de diseños que hay en en la tienda online.


Aunque también se encuentran diseños gratis por internet, la verdad es que si me gusta uno me lo voy a comprar, porque total 0,69 € es una inversión insignificante). De todas formas esta vez he aprovechado una tarjeta por valor de 20€ que venía con la máquina y me he quedado sola. Han caído unos 60 troqueles más o menos, porque además estaban todos a mitad de precio. Fiestón. Lo gracioso del asunto es que la tarjeta es válida un mes y a mi me ha durado hora y media. Cosas de ser insomne (y estar un mijilla zumbada)...



En fin, las posibilidades son infinitas y estoy muy contenta con la compra. Me alegro mucho de haber esperado y no haber sucumbido a la Big Shot. Reconozco que la máquina es mona, pero siempre me ha parecido un sacadineros a una media de 15-20 eurazos el troquel. Vale, sí, mi máquina no hace embossing en frío pero para eso está la Texture Boutique, que por 30 euritos lo tienes solucionao. Aunque sinceramente, la máquina es como para esconderla de las visitas. No se quien fue el genio del marketing, pero es un H-O-R-R-O-R.



En fin, lo dicho. Auguro un largo y feliz noviazgo entre mi Portrait y yo. Si voy sacando tiempo os iré enseñando monerías que hagamos juntas ^_^ !Besis!