jueves, 5 de junio de 2014

Running! Playlist de Junio 1/2

Heeey... que ahora soy RUNNER. Correr no ha sido nunca mi deporte favorito, pero estoy cogiéndole el rollo y el paseíto que me doy me sienta muy bien, la verdad.

Últimamente estaba necesitando muchísimo hacer un poco de deporte. Pasarme el día sentada, ya fuera en el ordenador, estudiando o haciendo monerías ha hecho estragos en mí. Me siento floja y torpe, pero sobre todo muy vaga.

Así que nada, poco a poco estoy cogiendo el hábito y aunque en estos momentos me duele un poco todo, me apetece que sea última hora de la tarde y volver a salir.

El paseo que yo recorro cubre casi 5 kilómetros ida y vuelta desde mi casa así que no está mal para empezar, aunque ya se la ruta que voy a hacer para ampliarlo. Me estoy llevando el móvil para medir tiempos, ruta y otras pijadas con el runtastic. Lo recomiendo porque te picas mucho. Quien me conozca que me busque en runtastic y me mande ánimos y chorradas de esas en directo, me hará gracia. La faena es que voy todo el rato con el móvil en la mano, y es un poco incordioso pero bueno.

También he notado que aguanto mucho más y llevo mejor ritmo con música. Busqué playlists en la red pero no me gustaban mucho así que he empezado a crear mis propias playlists. Como estamos en veranito ya, y a mí personalmente, en verano me gusta el pachangueo aunque no sea mi estilo de música favorito, pues de eso ha sido la primera lista de reproducción que os dejo por asquí.

Son 15 temas y duran aproximadamente una hora. Y como se que en unos días me habré cansado de ellos, colgaré otra lista en una o dos semanas, para ir alternando con otro estilo y no volverme muy poligonera.

Y ya está, me voy, qué lastima pero adiós. Me despido de ti y me voy.

martes, 3 de junio de 2014

Tutuorial: Cuaderno de anillas

¡Hello! Hice las fotos de este cuaderno hace ya tiempo y nunca sacaba tiempo para hacer el tuto. Hoy va a ser el día. Es un cuaderno muy básico, perfecto para iniciarse tanto por su simplicidad como por los pocos materiales que necesita.



Lo primero que os quería comentar es cómo se me ocurren a mí los proyectos. A veces surgen de una idea feliz, otras en pinterest y otras simplemente con una gama de colores que te inspira algo. Esto último fue lo que me pasó a mi cuando mi madre me dijo que si quería para algo las orillas de unas telas que había cortado y que iba a tirar. Me encantaban juntas y lo primero que pensé fue atarlas a las anillas de algún cuaderno con colores parecidos aprovechando que son tendencia.



Cogí unos restos de papeles prácticamente en los mismos tonos y unos cuantos adornos que saqué del mismo bloque de papeles. Si aun no tienes mucho material de scrap no te agobies con el tema adornos. Usa botones, pegatinas, o recortes que tengas en casa.


Los cuadernos que yo suelo hacer son más o menos tamaño A5. Para las pastas, a mi me gusta que sean bastante consistentes, así que cogí el arsenal de cajas de amazon y otros cartones de tiendas que tengo guardados y corté mis dos rectángulos. En la foto os indico las medidas (en cm) que yo usé pero serán las únicas: hacedlo en el tamaño que prefiráis.

 A continuación hay que cortar los papeles a la medida que necesitamos. Yo tengo más práctica, y apuro mucho para ahorrar papel. Veréis que apenas dejo 1 cm por cada lado del cartón, pero yo recomiendo dejar al menos un dedo por cada lado, será mucho más cómodo de trabajar, sobre todo si no tenéis mucha maña. Eso para el papel que queráis que cubra los bordes (Normalmente será el de delante, pero no tiene por qué). Para el otro papel, se hace lo contrario, se corta un pelín más pequeño que el cartón.


Así que de momento tenemos: 2 cartones, 2 papeles más grandes que el cartón y 2 papeles más pequeños que el cartón.


El siguiente paso también es facilito: colocar la cinta doble cara. Si utilizáis pegamento líquido pueden ocurrir varias cosas: que sea tan fuerte que se coma el papel, que lo ondule o que se despegue (a no ser que tengáis vuestro pegamento favorito y sepáis que vaya bien.). La cinta de doble cara la pondremos por todo el perímetro del cartón en uno de sus lados, así como un trocito en el centro, y además en todo el perímetro de los papeles. No os recomiento usar la cinta de doble cara del chino para forrar pastas porque no aguanta la tensión del papel y suele despegarse.


Despegamos los protectores de la cinta y con cuidado (es asunto delicado despegar la cinta una vez hace contacto) centramos el cartón sobre uno de los papeles grandes (con la cara que tiene la cinta hacia abajo, claro). Ahora que tenemos el cartón fijo sobre el papel, vamos a pasar la plegadera (o un boli con punta redonda, o la regla, o la punta de las tijeras) justo a rás del cartón para hacerle una ligera muesca y que las fibras del papel cedan mejor al doblarlo.


Luego le cortamos las esquinas al cartón, yo lo hago a ojo. Es simplemente para que no se hagan pliegues y replieges de papel en una esquina. Prueba a doblarlo sin cortarla y luego cortándola y me entenderás perfectamente.


Ahora, con un poquito de maña y de paciencia, vais doblando los sobrantes del papel sobre el cartón, repasándolos con la plegadera (o sustituto) para que queden bien fijos. Ahora sólo queda forrar la parte interna de las pastas. En mi caso primero entinté los bordes con Distress rosa, pero esto va a gusto del consumidor, claro.


Y con mucho cuidado centramos el papel sobre la parte del cartón que todavía queda al aire. Como véis, el efecto es de libro con guardas y el estampado de la cubierta se ve un poquito. Dependiendo de cuanto se quiera que se vea una cosa u otra, se adapta el tamaño.


Casi no queda nada. Yo no tengo la fantástica crop-a-dile, pero a cambio me compré esta taladradora en el chinorris y no tengo queja. Podéis poner las anillas que queráis y en la orientación que os guste. Yo suelo preferir 2 y en formato vertical.


Y para terminar, atamos unos lazos, tul, tiras de tela... en las anillas para adornar. Yo, obviamente, usé las que inspiraron el proyecto.

La estructura del cuaderno está acabada. Sólo queda que la decores como más te guste y le añadas las hojas. Yo uso papel de cuaderno de dibujo del chino cuando es para dibujar, o simplemente folios normales si es un bloc de notas.


También podéis optar por perforar las hojas con un punzón, o hacerles el agujero con un cutter. Pero por un euro y pico que costó mi perforadora, tampoco trae mucha cuenta. Las anillas también las suelo comprar en el chinorris, aunque si no pensáis sacar las hojas del cuaderno también podéis simplemente atarlas con un cordón de cuero, un lazo, cola de ratón, etc...


¡Y ya está!¡Eso es todo! Como habéis visto. Muy poquitos materiales y pocas herramientas.





miércoles, 28 de mayo de 2014

Síndrome de la mano inquieta

-Hola, me llamo Ana, y tengo el síndrome de la mano inquieta.
-Hola, Ana.

Así empezarían mis sesiones de terapia si me decidiera a tratarme, pero todavía no creo que tenga un problema. Yo controlo, tíos.

Me he autodiagnosticado el síndrome de la mano inquieta porque soy incapaz de estar mano sobre mano. Si pongo una serie, o una película no me sale quedarme sentada y verla sin más (salvo que la vea abrazadita a mi love, que entonces sí, intento estarme quietecita). Lo normal es que ordene algo de mi habitación, me haga las uñas, o haga alguna manualidad. Sí, a veces pasa que me pierdo algo porque básicamente la estoy oyendo, pero bueno oye, tampoco se me va la vida en ello.

Creo que desde que estaba en 2º o 3º de carrera estoy obsesionada con ser multitarea, probablemente porque me faltaba tiempo para todo. Así que no era raro que me llevase el portatil a la cocina para ver cualquier cosa, aunque fuese una lista de reproducción de youtube con tutoriales de maquillaje, mientras fregaba los platos o hacía la comida. Lo mismo para planchar.

Ahora que estoy en el hogar familiar de nuevo (por favor, que alguien me salve) no hago tantas faenas en la casa, las cosas como son, pero cuando estoy un poco pachuchilla y no tengo ánimo de estudiar o de salir, suelo poner algún capítulo online y carvar un sello o hacer un álbum o coser minis. Claro, en ese momento entrará alguien a mi cuarto para a decirme que siempre estoy con las tonterías (¡mentira!) y yo me indigno nivel 15M, pero bueno, así es la vida.

Básicamente mi argumento es: si puedo estar haciendo dos cosas a la vez, ¿por qué voy a hacer solo una?

¿A alguien más le pasa esto? ¿soy la única loca que no puedo disfrutar tranquilamente de una peli o el nuevo capítulo de su serie con los 5 sentidos porque siente que podría estar haciendo algo más?


viernes, 23 de mayo de 2014

Viernes de reflexión

Uff.. cómo me ha costado sacar un ratillo para escribir post nuevo. En este plan le auguro de nuevo una corta vida al blog... La verdad es que entre el lío de los botelleros (por cierto, comprad alguno, malandrines decotella.tiendalista.com), el inglés y que llevo una semana que no duermo casi nada, no me da la vida...

Estamos ya a viernes y no he tenido tiempo de mirar los programas electorales de todos los partidos. Porque sí, yo voy a ir a votar a las elecciones europeas el domingo, no sólo es mi derecho, es mi obligación, y si no votase, luego no tendría derecho a rajar de los políticos que se cachondean de nosotros a diario.

Por eso me gustaría decir algo a los que argumentan que no votan porque odian la política y a los políticos: sois un poquito imbéciles. ¿Como te va a gustar la política con la panda de sinvergüenzas que nos gobiernan? Sinvergüenzas que volverán a salir elegidos, porque sus fieles, gente que ya les vota más por tradición que por convencimiento, Sí que irán a votar.

Tampoco deberíais votar en blanco. Es un derecho, y de hecho es un voto válido, pero así sólo favorecéis a los que queréis castigar. Esto se debe a que, al ser considerados votos válidos, los votos en blanco cuentan para hacer los cálculos de escaños. Esto quiere decir, que un partido pequeño necesita muchos más votos que no sean en blanco para poder conseguir un escaño, mientras que los partidos grandes, básicamente PPSOE, se lo aseguran aun más. No voy a daros una clase sobre la ley electoral, está mucho mejor explicado en muchos sitios si queréis informaros mejor.

A los que piensan votar al PP, sinceramente, no les entiendo. Se han cargado España. Educación, Sanidad y Empleo son sólo la puta del iceberg de sus fechorías, entre las que no hay que olvidar toda la movida del aborto, la corrupción y los trapicheos con las compañías eléctricas. Si no lo queréis ver, sinceramente, vosotros que os las dais de ser más españoles que nadie, sois cualquier cosa, menos españoles.

A aquellos que votarán al PSOE, porque técnicamente es la única fuerza que podría desbancar al PP, pensadlo un poquito. ¿Queréis votar a los responsables de los ERES? ¿A los primeros que se bajaron los pantalones ante Alemania? (aunque luego fuese el PP quien se abrió bien las nalgas para que nos dieran por culo con total comodidad). ¿A los que, siendo la oposición de un gobierno con tanto para criticar, han estado totalmente ausentes y desaparecidos? Tengo que reconocer que el PP como oposición lo hace 1000 veces mejor, no se puede ser más incordioso.

Creo que es hora de cambiar las cosas de verdad, de elegir representantes que quieran serlo no sólo por los sueldos obscenos que ellos mismos se ponen, sino porque se preocupan de verdad por el estado en el que se encuentra España. Las elecciones europeas pueden ser la antesala del cambio.

Buscad los programas, leédlos, reflexionad. No tiréis vuestro voto a la basura.