domingo, 23 de noviembre de 2014

¡Y dale! ¡Otra tarjeta!

Paso rápido por aquí. Muchos cambios en casa galleta últimamente que espero contaros pronto.

Dejo por aquí este trabajo que hice durante la vorágine de tarjetas y que no había publicado porque tenía que llegar a su destino junto con otras cositas.

Aprovecho para participar de nuevo en el reto de Noviembre de La pareja Creativa, cuyo tema era "Algo festivo".

Como siempre, me enamoro de mis trabajos. Me encantan la gama de colores y lo resultona que que queda la tarjeta sin ni siquiera proponerse adornarla. Vamos, que me chifla.


Como siempre, mi regla suele ser menos es más. Así que básicamente cartulina blanca para la base, un papel de navidad en rojo y una tarjeta de la misma colección. Para darle más profundidad un vellum que me recuerda a una ventana empañada en invierno. Y como remate final toques de glossy accent en algunas de las flores. 


domingo, 9 de noviembre de 2014

Más tarjetas navideñas (Estoy on fire)

¿Os pensásteis que el otro dia solo hice dos tarjetas? Jajaja, inocentes.

También hice este cucada, de la que estoy especialmente orgullosa por el acabado final. No os voy a engañar, yo no doy puntada sin hilo. Aunque es verdad que este año me ha dado por primera vez por el scrap navideño, también es que me apetece participar en retos y concursos que me den excusas para hacer cosas bonitas. Y claro, ahora están los grupos y las bloggers a tope con la navidad.

Concretamente, estoy presentando esta tarjeta al Reto de Noviembre de La pareja Creativa.

Como las otras que hice, es una tarjeta baratita y fácil de hacer. Pero aquí si he usado material navideño propiamente dicho. Básicamente el letrero y la tarjetita con la bola de nieve que son de la colección Gingerbread Village de Webster's Page (marca que acabo de descubrir y me encanta). La he acabado con 3 trozos de papel de textura de madera, cortados con la mano y entintados con Distress, enamels rojos y Glossy Accents para convertir el dibujo en una verdadera bola de cristal.

No voy a enrollar más. Os dejo esta tarjeta que me tiene enamorada. Fritita estoy por ponerla a la vista como decoración.










lunes, 3 de noviembre de 2014

Scrapear para Navidad sin gastar un duro

Hellouses!

Ayer tuve un día tontorrón y me puse en modo Navidad ON. Que sí, que he empezado la temporada antes que el Corte Inglés, si yo lo sé. Pero ya tenía en pendientes el Reto-Sorteo de Navidad del blog DE SCRAP Y OTRAS COSITAS LINDAS y me dije: "Nunca se sabe como se te pueden complicar las semanas de aquí a Navidad así que...". Así que... así que ESO. Que puse el cuarto manga por hombro y me volví loquísima.

Mira que el tema tarjetas hasta hace nada, no me llamaba en absoluto la atención. Pero en cuestión de unos días me encargaron 3 y ¡oye! ¡Me ha gustado! Requieren pensar el diseño apropiado teniendo en cuenta que la superficie a decorar es muy limitada y quedan muy bonitas. Son como un mini proyecto de scrap, que se hace rápido y luce pronto.

El caso es que el reto pretende que no se gaste dinero en los proyectos para demostrar que se puede scrapear con temática navideña sin necesidad de pegarle un susto a la tarjeta de crédito comprando las últimas colecciones.

Yo he diseñado dos tarjetas muy sencillas, que además me sirven de papeleta para el premio que se sortea entre todos los participantes.

La primera es esta facilísima y efectiva tarjeta evocando a Papá Noel.


Hacerla no requiere conocimientos técnicos de ningún tipo ni material caro. De hecho estos son todos los materiales que he utilizado:


Cartulina roja para la base de la tarjeta y restos de cartulina blanca y negra. Botones que tenía por casa y un cuadradito de cartulina dorada que he sacado de una antigua caja de perfume que tengo guardada para estos casos ya que la he usado varias veces para hacer troqueles dorados. 

Montar la tarjeta es muy sencillo sólo viendo la foto. Odio medir con la regla así que si no es estrictamente necesario, lo evito. Simplemente corté los círculos con la troqueladora (por cierto, sólo necesitas uno) y las dos tiras, a ojo.

Lo único que hay que hacer con un mínimo de maña son dos cortes en el cuadrado dorado suficientemente grandes para que quepa la tira negra y nos haga el efecto de cinturón+hebilla.


          


Repito que odio medir, así que me aseguré de cortar las tiras con largo de sobra y una vez pegadas (con tinta de doble cara) como se ve en la foto, se cortan a ras de la cartulina roja y chimpúm.


Rematé con dos botones. Sencilla, navideña e ideal para hacer con peques si queréis tenerlos entretenidos una tarde.


La segunda tarjeta es más laboriosa, pero no por eso más complicada. 

Simplemente he cogido un resto de cartulina kraft, un washitape verde con purpurina que compré en el Chinorris y restos de papeles de mi carpeta de recortes. Para decorar también cosas que tenía en casa y que podéis adaptar con otras cosas: cuerda de rafia de colores y lentejuelas de estrellas.


No hice fotos del proceso porque realmente es muy intuitiva. Un trozo de papel de textura de madera para el tronco y varias tiras de washi hacen el arbolito. Podéis decorar el árbol como queráis (botones, lentejuelas de colores, circulitos de papel decorado o cartulina + glossy accents, enamels si téneis...).

Y las cajas de regalo no son más que cuadrados y rectángulos de distintos tamaños que fui cortando totalmente a ojo. Algunos llevan un lacito para hacerlos más realistas y los he ido colocando por capas. Para añadir profundidad he puesto algunos con almohadillas 3D.



Se tarda un ratito en adornar el árbol y hacer los paquetitos, pero como véis es todo muy sencillo. Si alguien se anima quiero ver fotos ^_^


jueves, 30 de octubre de 2014

Poco a poco

Poco a poco parece que me voy asentando y cogiendo una rutina (con lo que me gusta a mí tener una rutina, oiga...). Lo echaba de menos.

Las clases del máster van bien, de momento me parece un reto asequible, pero seguiremos informando.

Los findes hago encargos handmade a dos manos, pero porque no tengo más, que si no las usaría también. Lo bueno de tener primas con bebés, es que tienen amigas con bebés que se encaprichan rápidamente de mis cositas (porque hago monerías, las cosas como son) y oye, no me voy a hacer rica ni muchisísimo menos, pero algo me saco, tu sabes. Aunque sea para unos nestíses con Novio cada dos o tres semanas, cuando no me reconcome tanto la conciencia saltarme la dieta. La dieta bien, gracias por preguntar, aunque lo de hacer deporte me haría falta retormarlo pero es que estoy de una flojera física... Volviendo al tema scrapbook, en cuestión de una semana tres personas de mi entorno se han enterado de qué significan las siglas PG que estampo en todos mis trabajos. Una de ellas, la que menos me toca, me ha felicitado sinceramente por ser original, por tener la personalidad suficiente para no ponerme un nombre en inglés y por ser tan creativa y emprendedora. Las otras dos han mirado al rededor buscando una mirada tan sorprendida y burlona como la suya y después se han reído en mi cara. Qué penita.

En otro orden de cosas ODJ se me ha atrancado. A veces me pasa. Así que estos días solo releo para buscar incoherencias y meteduras de pata o reescribir algún pasaje que se pueda mejorar. En el camino exploro otras formas de escritura creativa. No se dónde me llevarán, pero me apetece mucho descubrirlo.

Hay otras cosas en proceso, pero de momento prefiero no ponerlas por escrito en sitio público.

Y poco más, queridos y queridas (dijo ella a la nada, al blog solitario que nadie lee). Si no he pasado últimamente por aquí también se debe a que me paso una gran parte del día de bastante mala follá (que para algo soy granaína) con el rosario de chorizos que están saliendo casi a diario a la luz. De verdad que estoy asqueada. Algunas veces quito la tele o me voy de la habitación porque me dan hasta ganas de llorar (¡y la dramática era mi hermana!). Y aunque a veces hablo de política, si tuviera que escribir una entrada cada vez que me sacan de mis casillas al final me fichaban en Publico.es. A ver si es posible que volváis todos a votar a PPSOE otra vez, ¿vale, bonicos? Que nos va ESTUPENDAMENTE.

Ale, ¿ves? Ya me he encendío.